Usar internet sin las debidas precauciones permite que las 'cookies' y otros rastreadores recopilen una cantidad significativa de datos personales