El modelado matemático permite describir el ruido cuántico y mejorar los algoritmos cuánticos actuales