El centro de recuperación de fauna de Madrid registra su pico más alto de actividad desde su apertura en 2010