Nadal utilizó un argumento tramposo: la raíz del problema no es lo que les pagan a las mujeres, sino la base sobre la que capitalizar su talento