En este país conservador, los dispositivos que contienen imágenes personales pueden convertirse en un arma machista. Cuando un teléfono se estropea, la usuaria puede pasar años sin arreglarlo, por miedo a sufrir chantajes informáticos