El antiguo matadero de Ostrava (República Checa) se ha convertido en la Galería Plato de arte contemporáneo. La transformación de la ruina suma una capa de historia sin acallar el pasado industrial de la ciudad